domingo, 27 de marzo de 2011

El primer clásico del Callao

En 1937 se enfrentaron por primera vez Atlético Chalaco y Sport Boys en un partido oficial. El juego correspondía a la segunda fecha de la División de Honor que era el nombre que tomaba la máxima división a partir de ese año. El "León Porteño" desde 1932 había participado únicamente en la Liga del Callao y luego de ganarla en 1935 fue invitado, junto al subcampeón Telmo Carbajo, para ser parte de la mencionada División de Honor de 1937 (en 1936 no hubo torneo por la participación peruana en las Olimpiadas de Berlín). En ese torneo, entre otros equipos que venían de la Primera División, estaba Sport Boys, campeón de 1935, al que no había enfrentado antes porque "La Misilera" debutó en la máxima categoría recién en 1933.

Pese a ser ambos equipos del Callao el encuentro fue programado en el Estadio Nacional (mientras que en el Modelo programaron un doblete con 3 equipos limeños). El domingo 6 de junio de 1937, con arbitraje de Lizardo López Torres, los equipos formaron de la siguiente manera:

Sport Boys: Víctor Marchena; Narciso León, Guillermo Pardo; Pedro Moncada, Segundo Castillo, Carlos Portal; Teodoro Alcalde, Pedro Ibáñez, Jorge Alcalde, Andrés Alvarez y Enrique Aróstegui.

Atlético Chalaco: Jorge Garcés; Pedro Paulet, Pedro Valdez; Juan Rivero, Pedro Bedoya, Enrique Salas; Luis Quiles, Augusto Otero, Marcial Albarracín, Alejandro Quiroz y Fidel Ramírez.

El cuadro rosado abrió el marcador a los 29 minutos por intermedio de Alvarez que marcó de "palomita". A los 43' Ibáñez saca un remate que se le escapa al portero del Chalaco aumentando el score. Con el 2-0 a favor de Boys se fueron los equipos al descanso. En el complemento a los 5 minutos hubo una falta de León sobre Quiles en el área que el árbitro marcó como penal. Lo cobró "Perico" Bedoya que descontó en el marcador. Pero tres minutos después "Prisco" Alcalde con un tiro alto y esquinado puso el 3-1 que parecía sentenciar el partido.
Pedro Ibáñez, autor del segundo gol
(Foto: Diario La Crónica)

Pero si algo había hecho famoso al Chalaco en esa época era la llamada "Furia", logrando poner el marcador 3-2 a los 31' ST con tanto de Quiles. A falta de cinco minutos para el final una mano de Pardo en el área fue sancionada como penal a favor del Chalaco. Nuevamente Bedoya ejecutó la falta y puso el empate a tres goles. En los últimos minutos hubo opciones de ambos lados para desnivelar el marcador pero no se modificó hasta que llegó el pitazo final.

Así finalizaba el partido que comenzó el largo historial entre Boys y Chalaco que se mantuvo hasta comienzos de los 60's y que se retomaría en los 70's y 80's. Ese empate 3-3 fue uno de los dos partidos de ese torneo donde los rosados no obtuvieron la victoria (el otro fue un 1-1 ante Alianza) en la campaña donde Sport Boys logró su segunda corona.